lunes, 18 de febrero de 2013

DE QUE HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE AMOR-RAYMOND CARVER-ANAGRAMA







Bueno, muy bueno. Un gran libro de Raymond Caver compuesto por 17 historias cortas, muy, muy intensas, son historias duras, en la que no hay ni ganadores ni perdedores, hay gente normal en situaciones que el autor hace que te parezcan normales. Pero cuando finalizas cada una de ellas, de apenas cuatro o cinco hojas, te han sintetizado y analizado una vida, una relación, de tal manera que  compruebas la brillantez y el dominio del tempo de uno de los grandes escritores de la literatura, pues te das cuenta que ni sobra, ni falta palabra alguna en estos relatos muy breves, pero que te sacuden muy fuerte, que hace que entres en las historias como espectador y no pestañees ni respires hasta que finalizan.
 Son historias de gente normal, además en ellas se palpa la realidad, no hay una concesión a algo que no parezca cotidiano, ésto hace que te identifiques en todos los relatos con los personajes y parezcan historias que suceden cualquier día.
La maestría del autor está en que como con dos personajes y en apenas tres hojas te cuenta un pedacito de una vida cualquiera, cuyos personajes a priori no tienen ningún interés en especial,  te introduce  en un momento cualquiera de sus vidas, no hay un inicio claro ni un final definido, es como entrar por la puerta de una casa, ver lo que está ocurriendo en ese momento, salir a los quince minutos, pero ya no sales como entraste, has visto algo, has sido testigo de algo que no te deja indiferente, que te hace pensar, y al poco reaccionas, asientes y dices "que bueno eres Carver, que bueno eres".
Recomiendo a la gente que lea este libro, pues cada historia supone un puñetazo en el estómago por la crudeza con la que el autor va reflejando la temática del amor. Porque lo que aquí, él nos describe son pedazos de realidad, no es el amor de las películas, ni de las novelas rosas. Carver nos habla de debilidad, de flaquezas, de infidelidades, de dudas y lo comprendemos, por supuesto que lo comprendemos.
Un libro imprescindible y un escritor maravilloso, con un dominio del relato brutal