viernes, 9 de marzo de 2012

- La invención de Hugo Cabret- SM 2007--Brian Selznick



Libro cómic, libro que trata de convertirse en película, combinación de artes. El autor nos narra la historia de Hugo, un muchacho que vive solo en los pasadizos de una estación de tren y cuyo trabajo consiste en hacer que los relojes de la estación funcionen con corrección, mientras lo hace trata de reparar un autómata, herencia de su padre y que él considera que le desvelará el secreto que hará que su vida cambie. Entre medias conocerá a un juguetero que resultará no serlo y a su hija. Mucha aventura y acción, acompañados de dibujos que te hacen sumergirte en la historia del muchacho y de no soltarla hasta el final, dado que es un libro que una tarde se lee fácilmente pues es una lectura fácil y ágil destinada a todo tipo de lector.

Yo lo recomendaría para todas las edades, pues hay mucha magia y realmente la combinación que el autor hace de las ilustraciones y la novela ayudan mucho a atraparte en la magia de su contenido;  puedo imaginar que Scorsese habrá hecho una adaptación del libro al cine bastante preciosista y efectiva, fue la película más nominada en la pasada edición de los Oscar, pues el libro se presta perfectamente a ser llevado al cine  para todos los públicos y edades y que al igual que el libro sin llegar a ser considerado una de las obras mayor, tanto el libro como la película hacen pasar un buen rato, y, al fin y al cabo eso es uno de los objetivos que los autores persiguen.

-Soy un gato-Edit.impedimenta 2010--Natsume Soseki


El libro narra la estrafalaria historia de un profesor japonés, su relación con su familia y amigos a través de la óptica de un gato, y lo hace a través del humor. Lo que más destacaría del libro es que a pesar de haber sido escrito a principios del siglo XX, en ningún momento se hace patente la diferencia temporal. Si antes de leerlo, y sin conocer al autor (escritor de culto en la narrativa nipona) como ha sido mi caso, me dicen que es un libro publicado este año, nada me haría sospechar de ello, pues son temas que a día de hoy siguen estando vigentes, como la indeferencia ante lo ajeno que hoy es palpable, el autor nos hace ver como la gente cada vez va más a lo suyo sin inmiscuirse ni preocuparse por los demás. Otro tema en el que incide es la inutilidad y vacuidad de muchos estudios e investigaciones universitarias; tenemos el personaje del alumno amigo del profesor, que elige temas para su doctorado de lo más variopinto e improductivo, algo que estoy seguro que a día de hoy sigue pasando; la gente se doctora con trabajos que luego quedan sepultados y olvidados en su totalidad y para lo único que pueden servir es para que el futuro doctor, recuerde que un día trabajó y tuvo ilusión por algo que no tenía contraprestación monetaria.

            Lo dicho, un libro muy recomendable por el humor vivo y ágil del gato observador, el único pero, que no creo que nadie deba hacerlo y menos yo, pero aún así lo haré, es que el autor en algún momento parece que padece de misoginia, pues, aunque de soslayo, la  crítica hacia los personajes femeninos es constante y a veces exacerbada, pero yo creo que se debe más a la cultura japonesa imperante cuanto menos en esos años, hablo por lo poco que he leído y por las películas que he visto, y que me sepa disculpar alguien con más conocimientos de la cultura japonesa, si esto no era así.