domingo, 22 de abril de 2012

UNA NOVELITA LUMPEN-ROBERTO BOLAÑO-ANAGRAMA



No me gusta hablar mal de ninguna novela, pues toda obra requiere un esfuerzo creativo e intelectual que merece cuanto menos un respeto. Ahora bien el libro que acabo de leer es muy malo; ni interesa lo que en él se cuenta, ni los personajes aportan nada , no hay sentimiento, ni alegría, ni tristeza, ni miedo, ni asco, ni odio, nada, de nada, de nada.
Se lee porque es un libro de 150 páginas con una letra y unos espacios descomunales, divididos en 16 capítulos, la última hoja de cada capítulo acaba el contenido por encima de la mitad, a la que le sigue otra hoja en blanco, luego la hoja en la que ennumera el capítulo y la siguiente en blanco. Es decir, de capítulo a capítulo se pasan 4 hojas en blanco. Por lo que finalmente leemos 86 hojas aproximadamente.
Esa es una de las razones para no abandonar el libro, la otra es porque piensas erroneamente que al ser escrita por Roberto Bolaño, algo tiene que haber, esperas al final encontrarte algo que justifique  la lectura; como cuando en el fútbol Messi está jugando mal pero no lo cambias porque igual al final mete un gol y arregla el partido, pero nada.
Y yo me pregunto ¿por qué?.
 Por qué editan este libro, bueno me imagino que el nombre de Roberto Bolaño arrastra mucho, al igual que el de muchos escritores famosos, con los cuales las editoriales saben que no van a tener pérdidas, y de ellos hay que publicarlo todo. Pero entiendo que habrá que publicar lo bueno y lo menos bueno, ahora lo malo no debería ser publicable, pues aunque uno pronto lo olvide y evidentemente ningún libro malo desacredita la carrera de escritores tan potentes narrativamente como lo fue Bolaño;  uno se lleva una gran decepción.

El sentimiento que te deja es de total y absoluta indiferencia y de haber perdido el tiempo en esta lectura, y te hace preguntarte el por qué los responsables de su publicación si de verdad la leyeron , permitieron publicarla. En el libro ponen que la primera edición es del 2009, Bolaño murió en el 2003; evidentemente el nombre arrastra mucho y asegura un cierto número de ventas, pero para mí es un error porque aunque en esta vida todo se rige por el  mercantilismo y el beneficio rápido,en este caso hablamos de arte, de admiración, de sentimientos y del respeto que los lectores tienen hacia un autor, y considero que si un creador sea cual sea su estilo artístico alcanza una reputación totalmente merecida a base de una serie de buenos trabajos, no debería perder aunque sea en muy pequeña medida el crédito que se había ganado, sobre todo si la razón de la publicación, pues éste parece ser el caso, es única y exclusivamente el dinero.

Por último decir, que tal vez, y si es así pido perdón (como el Rey), esta obra mantenga un paralelismo con el estilo abstracto, no en el que se identifican personas y paisajes, sino con el abstracto de rayas y pinceladas sin ton ni son, y al igual que esos cuadros, alguien sí los entiende y le parecen obras prodigiosas. A mí desde luego no.

2 comentarios:

  1. Es curioso que parezca que hayamos leído novelas distintas. A mi me gustó mucho, y tan raro no me considero. Bolaño se desenvulve en el relato corto como muy pocos desde mi punto de vista. Este libro, en concreto, me parece una novela ejemplar, una historia interesante, inquietante, contada de una manera muy eficaz, sin una palabra de más: redondita.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Es uno de los mejores relatos que he leído. Aparte, no creo que se deba juzgar a una novela por como se edite, por el tamaño de la letra o por el número de páginas.
    Universo Bolaño 100%.

    ResponderEliminar